Inicio

Toshiba Portégé Z930

La Toshiba Portégé no es simplemente una cara bonita, en su interior encontramos un Core i5, 6GB de RAM y un disco SSD de 128GB. Desde el 2011, año en que Intel presentó el nuevo en computación portátil a las ultrabooks, estas han ido ganándose un lugar en el mercado. Tarea que no les fue fácil, ya que estos equipos no se caracterizan por sus precios accesibles. Sin embargo, con el pasar del tiempo y de la mano de sus grandes capacidades de procesamiento y diseños compactos que les brindan una excelente portabilidad, las ultrabooks se convirtieron en una sensata inversión.

Como ya sabemos, las ultrabooks deben cumplir con ciertos requisitos en cuanto a sus características (como no superar los 21mm de espesor o contar con una unidad de almacenamiento SSD) para poder ser reconocidas como tal, y si bien últimamente podemos ver equipos que utilizan el nombre ultrabook para su comercialización pero cuando empezamos a revisar sus características nos damos cuenta que se tratan de notebooks disfrazadas, podemos quedarnos tranquilos que la Toshiba Portégé es una ultrabook con todas las letras. Un equipo liviano y pequeño capaz de realizar todo tipo de tareas, que además cuenta con una característica particular que le permite destacarse del resto de los equipos. Nos referimos a su lector de huellas digitales que nos permitirá mantener segura nuestra información. Sin más preámbulos, analicemos todo lo que esta ultrabook tiene para ofrecernos.

 

El equipo cuenta con un diseño muy atractivo, pero a la vez funcional. Brindándole una excelente portabilidad.

El equipo cuenta con un diseño muy atractivo, pero a la vez funcional. Brindándole una excelente portabilidad.

 

Diseño

Empecemos por uno de los puntos fuertes del equipo. Como es de esperarse de una ultrabook, estamos frente a un equipo que resulta extremadamente portátil gracias a su pequeño tamaño (316 x 227 x 16mm) y poco peso (apenas 1,12Kg). Liviana y pequeña, pero lejos de ser frágil. Al tenerla en nuestras manos realmente se siente sólida y robusta, en gran parte debido a una gran calidad de armado y materiales (partiendo de su carcasa fabricada de una aleación de magnesio). El equipo cuenta con una pantalla de 13,3” con una resolución de 1366×768 capaz de reproducir contenido en 720p.

Para lograr un perfil tan angosto, la Portégé Z930 ubica la gran mayoría de los conectores en la parte trasera, algo que puede resultar un poco molesto, pero un sacrificio más que razonable viendo las ventajas de diseño que supone.

Sin embargo, el diseño compacto también es el responsable de uno de los puntos débiles del equipo: el teclado. Al contar con poco espacio, la separación de las teclas no es la ideal, pero lo que nos resultó realmente molesto fue la sensación al presionar las teclas. Con poco espacio para retraerse, más de una vez dudaremos si realmente presionamos la tecla en cuestión, por lo que escribir en este equipo puede resultar bastante molesto. Una verdadera lástima, si tenemos en cuenta que dicho teclado cuenta con iluminación mediante LED, ideal para trabajar a oscuras, y es resistente a derrames de líquidos (salvándonos de cualquier accidente con nuestra taza de café). En cuanto a la otra interfaz del equipo, el touch pad, no podemos quejarnos. Siempre brindó una excelente y precisa respuesta.

El teclado a pesar de sus buenas características, nos dejó una sensación incómoda a la hora de tipear.

El teclado a pesar de sus buenas características, nos dejó una sensación incómoda a la hora de tipear.

 

Hardware

Ahora, pasemos al apartado más técnico. La Z930 se encuentra potenciada por un procesador Intel Core i5-3317U de 1.8GHz con 3MB L3 de cache. Se trata de un modelo de bajo consumo, con apenas 17W, lo que le brinda al equipo una buena duración de la batería (de 8 celdas y 47Wh). El procesador se encuentra acompañado por 6GB de memoria RAM DDR3 a 1333MHz, lo que hace que la Portégé pueda hacerse cargo de prácticamente cualquier tarea que le demandemos sin mayores problemas.

En cuanto al almacenamiento, esta ultrabook cuenta con un disco SSD de 128GB. Si bien este nos brinda excelentes velocidades de escritura, puede quedarse corto para muchos usuarios. Pero siempre podemos recurrir a servicios de almacenamiento en la nube o la utilización de un disco externo.

 

Como podemos observar, la Portégé cuenta con una gran variedad de conectores a pesar de su pequeño tamaño.

Como podemos observar, la Portégé cuenta con una gran variedad de conectores a pesar de su pequeño tamaño.

 

Conectores

Un elemento a destacar de la Portégé es que, a pesar de ser muy portátil y pequeña, cuenta con una gran variedad de conectores que le brindan una gran versatilidad al equipo.

En el costado izquierdo encontramos los conectores para el micrófono y auriculares, junto al slot para tarjetas de memoria SD (otra buena manera de expandir la capacidad de almacenamiento del equipo); sobre la derecha se ubica el único puerto USB 3.0, ideal para conectar un disco externo y contar con buenas tasas de transferencia de datos.

Como ya hemos mencionado, la mayoría de los conectores se ubican en la parte trasera. Para empezar contamos con dos puertos USB 2.0 y un conector HDMI (prácticamente infaltables en los equipos actuales), pero lo interesante es que la Portégé también incluye un puerto VGA y una entrada Ethernet para no tener que depender de la existencia de una red Wi-Fi. Si bien estos conectores a medida que pasa el tiempo son cada vez menos necesarios, son más que bienvenidos.

Gracias al software incluido podremos configurar nuestras huellas fácilmente en pocos pasos.

Gracias al software incluido podremos configurar nuestras huellas fácilmente en pocos pasos.

Por último, veamos el rasgo distintivo del equipo. Nos referimos a su lector de huellas digitales. La Portégé incluye un práctico programa que mediante una interfaz extremadamente sencilla nos permitirá ingresar y almacenar nuestras huellas en pocos pasos. Primero debemos elegir el dedo que vamos a utilizar y luego de un par de pasadas sobre el lector (el cual funciona de maravillas, tomando perfectamente nuestras huellas en todo momento), el programa automáticamente se encargará de configurar Windows de forma que nos demande la huella al iniciar el equipo. Obviamente podremos almacenar más de una huella para que el equipo no se vea limitado a un solo usuario.

 

Conclusión

Si estamos en busca de una ultrabook, la Toshiba Portégé sin dudas merece nuestra consideración. No solo cumple con todos los requisitos que uno puede esperar en este tipo de equipos, sino que también cuenta con hermoso y compacto diseño que le otorga una gran portabilidad sin sacrificar conectores. Además, el lector de huellas digitales le permite destacarse sobre el resto de los equipos del mercado, y será una función muy interesante para aquellos usuarios que quieran resguardar la seguridad de su información.

 

Pros

+ Muy portable

+ Lector de huellas

+ Gran cantidad de conectores

 

Contras

- Pantalla no FullHD

- Teclado incómodo

 

Especificaciones

Procesador: Intel Core i5-3317U (1,7GHz)

Memoria: 6GB DDR3 1333MHz

Almacenamiento: SSD 128GB

Pantalla: 13,3” (1366×768)

Conectores: USB 2.0 (x2), USB 3.0, VGA, HDMI, Ethernet

Batería: 8 celdas – 47Wh

Dimensiones: 31,6 x 22,7 x 1,6cm

Peso: 1,12Kg